Uncategorized

La actividad del Espíritu Santo

Teresa, de la rueca a la pluma

Pedro Paricio Aucejo 

Por medio de su Espíritu, Dios hizo el universo, habló por los profetas y, en la plenitud de los tiempos, se encarnó humanamente en su Hijo. Solo Él sabe lo íntimo de Dios, nos hace conocer a Cristo para conducirnos al Padre y, como Espíritu de Cristo resucitado, nos permite emerger a una renovada vida –plena y definitiva– de comunión con la divinidad. Al ser persona divina, el Espíritu Santo posee la misma substancia y naturaleza que el Padre y el Hijo: todo un interminable misterio para el hombre mientras permanece en este mundo.

Los escritos de santa Teresa de Jesús ofrecen eficaces ideas para comprender mejor este dogma porque ella fue sensible a la acción del Espíritu. Y esto sucedió desde su nacimiento y su incipiente búsqueda infantil hasta su conversión definitiva y su constitución como maestra de espirituales. Para Vidas Labanauskas¹, el ámbito en…

View original post 702 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s